Hoy vamos a ver qué es la terapia cognitivo conductual. Bueno, pues es una terapia psicológica de corto plazo que generalmente implica ver al terapeuta una vez a la semana durante un mínimo de 5 sesiones y un máximo de 20. También establecen una serie de tareas que el paciente debe realizar en casa. Los psicólogos de pareja las llaman las tareas para casa. Es una forma de entender como pensamos hacia nosotros mismos, hacia otras personas y hacia el mundo que nos rodea, y cómo esto afecta a nuestros pensamientos y nuestros sentimientos. Con la terapia cognitivo conductual se pretende dar las herramientas necesarias para hacer frente a las situaciones problemáticas de la vida diaria o de la vida cotidiana. En este caso, también aplicable como terapia de pareja para relaciones problemáticas.

El tratamiento se llama terapia cognitivo conductual porque se focaliza en patrones de pensamiento y también en los comportamientos. La persona interpreta los hechos, las situaciones, los eventos en base a una información previa y estructura el mundo a base de su percepción de este, que está influenciada tanto por sus creencias, como por esquemas incorporados de un aprendizaje previo.

Esto es lo que llamamos el modelo ABC de la terapia cognitivo conductual donde:

  • A sería la situación: que es lo que me pasa o qué es lo que está pasando.
  • B sería en nuestros pensamientos cómo interpreto esto que está ocurriendo.
  • C serían las consecuencias tanto emocionales de cómo me siento ante esta situación, y conductuales cómo actúo, qué es lo que hago frente a esta situación, o que me estoy haciendo ante esta situación.

La investigación científica demuestra que la terapia cognitivo conductual es eficaz para un gran número de trastornos como puede ser la depresión, algunos trastornos de ansiedad como fobia social, trastorno de pánico, estrés postraumático, incluso también en tratamientos de trastornos alimentarios y un largo etcétera de problemas.

El funcionamiento de la terapia cognitivo conductual.

En cuanto a la terapia cognitivo conductual, durante las 2 o 4 sesiones iniciales el terapeuta estudia si este tipo de tratamiento es eficaz y válido para el tipo de problema que presenta el paciente. Aunque la terapia cognitivo conductual se centra en el aquí y él ahora, en ocasiones también se hacen preguntas acerca del pasado porque se pretende ver cómo éste está afectando en el presente y siempre es el paciente el que decide que quiere trabajar a corto, a medio y a largo plazo. La terapia cognitivo conductual comienza dividiendo el problema en pequeños componentes o en pequeñas partes, y esto ayuda a ver cómo estas partes están conectadas entre sí y cómo nos afectan. Estas partes pueden ser una situación o un problema. Se intenta identificar pensamientos y comportamientos problemáticos. En ocasiones se pide al paciente que lleve un diario para facilitar la identificación de sus patrones de pensamiento, de sus emociones, de sus sensaciones físicas y de sus comportamientos.

El terapeuta y el paciente analizan si estos pensamientos y estas emociones y comportamientos son realistas o no, cómo se afectan entre sí y cómo están afectando al paciente. y en ese momento es cuando el terapeuta ayuda a cambiar estos pensamientos por otros que sean más realistas y objetivos. Una vez identificado en terapia lo que se puede cambiar, el terapeuta lo que le pide al paciente es que practique estos cambios en su vida cotidiana.

Técnicas en la terapia cognitivo conductual

Podemos destacar principalmente dos técnicas en la terapia cognitivo conductual.

Reestructuración cognitiva

La primera sería en la reestructuración cognitiva que consiste en discutir con el paciente pruebas a favor y cosas en contra de sus pensamientos irracionales y sus creencias negativas.

Experimentos conductuales

La segunda es lo que nosotros llamamos experimentos conductuales; lo que significa es que el paciente pone a prueba a sus creencias cambiando la conducta y viendo a ver qué pasa, qué sucede. Es importante destacar que siempre al inicio de la terapia se le pregunta al paciente cómo le ha ido la semana, y se revisan las tareas que se le pidieron que realice durante toda la semana. Además nunca se le pide al paciente que haga algo que no quiera. Es el paciente siempre el que establece el ritmo de la terapia.

Características de la terapia cognitivo conductual.

La terapia cognitivo conductual posee muchas características similares con otros tipos de terapia. Encontramos un terapeuta empático, cálido, preocupado por los problemas del paciente que los dividen en pequeñas partes. Lo distintivo de este tipo de terapia es la manera en que se estructura en cómo pone el foco en el aquí y en el ahora, en lugar de centrarse mucho en el pasado del paciente.

La terapia cognitivo conductual no es la panacea; no funciona para todo el mundo y para los que sí que funciona hay una amplísima variedad de respuestas posibles. Existe un amplio grupo de personas que se recuperan totalmente de su problema, lo resuelven y nunca más vuelve a aparecer; luego existe otro grupo que logra muy buenos beneficios consiguen retomar actividades que no podían hacer por su condición previa, pero que presentan los síntomas residuales.

Y otro punto a destacar que demuestra la investigación, es que podemos reducir con este tipo de terapia las posibilidades de que reaparezcan problemas ya trabajados. Por ejemplo la depresión es un problema recurrente y las personas que han tenido un episodio depresivo, tienen mayor probabilidad de que vuelvan a sufrir un episodio de este tipo de largo de su vida.

Lo que la investigación demuestra es que con la terapia cognitivo conductual parece que disminuyen las probabilidades de que esto vuelva a suceder.

Quizás también te interese lo siguiente:

atención psicologica
como tratar los celos
como recuperar a tu ex pareja
como tener confianza en tu pareja
problemas de pareja psicología
terapia de pareja infidelidad
como superar una separacion de pareja
ejercicios psicológicos para parejas